This article examines Puebla’s drastic 1885 Fire Code, which prohibited the use of fossil fuels and other flammables in the city center. Poblano lawmakers embraced Porfirian trends in scientific planning, and their attempts to manage the city according to calculated risks of fire reflected broader concerns with hygiene and the correction of social ills. While engineers and architects defended the law for its ability to prevent chaos, merchants criticized the regulations for hindering commerce. By using the rhetoric of order and progress, opposition groups convinced officials to overturn the law and use municipal funds to establish a professional firefighting brigade. This transition to government-controlled public services was the product of popular mobilization and represented an important step in making Puebla a modern city.

El presente artículo examina el estricto Código de Incendios de Puebla de 1885, que prohibía el uso de combustibles fósiles y otros productos inflamables en el centro de la ciudad. Los legisladores poblanos adoptaron las tendencias porfirianas de planeación científica, y sus intentos por administrar la ciudad según los riesgos calculados de incendio reflejaban preocupaciones más amplias por la higiene y la corrección de los males sociales. Mientras que los ingenieros y los arquitectos defendían la ley por su capacidad para prevenir el caos, los comerciantes criticaban la regulación por entorpecer los negocios. Mediante el uso de la retórica del orden y el progreso, los grupos de oposición convencieron a los funcionarios de anular la ley y utilizar fondos municipales para establecer una brigada de bomberos profesional. Esta transición a los servicios públicos controlados por el estado fue producto de una movilización popular y representó un paso importante en la transformación de Puebla en una ciudad moderna.

You do not currently have access to this content.