Entre 1900 y 1910 el gobierno mexicano del presidente Porfirio Díaz enfrentó crecientes disturbios políticos y sociales, exacerbados por tensiones entre el gobierno nacional y las provincias. Para minimizar estos problemas, Díaz promovió la existencia de diferentes facciones políticas. Este trabajo sugiere que la existencia de grupos opuestos a los Científicos, encabezados por el gobernador veracruzano Teodoro A. Dehesa, resultó un grave dilema político para el presidente. Al elegir a los Científicos en 1910, Díaz le regaló al Partido Anti-reeleccionista de Francisco Madero el importante grupo de partidarios de Dehesa, sellando así la suerte del régimen.

This content is only available via PDF.
You do not currently have access to this content.