En 1930 el golpe de estado que derrocó al presidente Hipólito Yrigoyen inició la denominada “década infame”, signada por la violencia generalizada producto de tensiones y disrupciones profundas en lo político, social y económico. El aislamiento internacional y la escasez de divisas, entre otras circunstancias, produjeron una derivación de los recursos del campo a la industria y a las obras de infraestructura. Esto explica el significativo aumento de emprendimientos que dieron un nuevo aspecto a la ciudad de Buenos Aires.1 Gran parte de estas obras se llevaron a cabo durante la intendencia de Mariano de Vedia y Mitre entre 1932 y 1938, quien tuvo un amplio apoyo del gobierno militar...

You do not currently have access to this content.